El Abecedario de la Creatividad. Carlos Churba

A-

Apertura

La apertura al mundo es caracteriza al hombre creador. Penetra incluso en los sueños y en sus ideas e imaginación.
Existen por una parte los afectos-actividad que implica el sentimiento de relación (apertura y actitud de respuesta) en el encuentro del individuo con el mundo y con los otros y por otra parte los afectos-enclaustramiento que se vinculan con los deseos de permanecer en un estado de enclaustramiento que produce el rechazo parcial de la relación con el mundo.





Schachtel, Ernest plantea dos formas básicas de la percepción: Autocentismo y Alocentrismo.
La percepción autocéntrica está centrada en el sujeto y la percepción alocéntrica está centrada en el objeto.
La apertura hacia el mundo es una fuerte motivación para la realización creadora, ya que la persona tiene la necesidad de relacionarse con el mundo que lo rodea con la actitud de exploración renovada y de juego libre con los objetos y con el querer ir más allá de lo familiar y catalogado.
Por último para Schachtel esta apertura "es la base del progreso y de la realización creadora en la vida individual y en la historia de la humanidad".

Asombro

“Vende tu inteligencia y compra asombro:
la inteligencia es mera opinión, el asombro es intuición”
Buda

Dicen que el asombro es el comienzo de la filosofía , según Aristóteles “El hombre aprendió a filosofar gracias al asombro” .
La filosofía no tiene valor por lo que dice sino por lo que pregunta, y es en aquello que pregunta donde está el asombro. ¿Cuánta capacidad de asombro tenemos? ¿Cuanto modifica el asombro a nuestra vida?

Hace un tiempo, al salir de mi primera clase de narrativa oral, un amigo me llama por teléfono y me pregunta - ¿y que tal la clase? Yo le conté con mucho entusiasmo que había descubierto algo interesante, la narrativa oral iba a permitirme poner en práctica algo que yo creía que era importante para mi vida.
A lo que mi amigo me respondió - Vos tenés la habilidad de “sacarle jugo a las piedras”, vas a una clase intrascendente de narrativa y volvés con grandes descubrimientos.
Hasta ese momento nunca antes lo había visto así, como decía Ortega: «Sorprenderse, extrañarse, es empezar a aprender». Y esto era lo que yo estaba haciendo, en cada clase dejaba lugar para la sorpresa, para maravillarme de las cosas, para aprender cosas nuevas. Y está actitud era una elección, cuanto más dispuesta estaba a correrme de las explicaciones y del lugar de comodidad de lo ya conocido nuevas posibilidades veía ante mi.
En la clase, la profesora nos dio la consigan del día: “zapatos rotos”, cada uno de los participantes del curso debía pensar una anécdota de su vida personal relacionada con este tema. Teníamos 5 minutos para hacerlo, y allí comenzó uno a contar su historia, a mi no me habían alcanzado 5 minutos para recordar alguna pero al escuchar los relatos de mis compañeros comenzaron a aparecer en mi mente muchas anécdotas que ni yo misma creía posible recordar. Al terminar la narración cada uno de los participantes daba su impresión sobre lo que había escuchado e interpretado del relato. Luego la profesora sugería algunos arreglos y hacíamos una segunda vuelta contando nuevamente la historia, pero esta vez teniendo en cuenta las observaciones. Y fue allí donde aparece mi primer descubrimiento. La profesora nos decía - “la anécdota es de ustedes y lo ocurrido no cambiará, pero el relato de hoy pueden elegir vivirlo como quieran”. “Si el chico les dio un beso pero creen que es más interesante para la historia que le de dos, pues bueno, serán dos. Si ocurrió de día pero consideran que es más emocionante que ocurrirá de noche, pues entonces pueden cambiarlo”. Yo tenía el poder de reinventar mi anécdota dependiendo del objetivo que quería lograr con ella. Si yo adquiría esta habilidad de reescribir mis pequeñas historias para una clase sentía que esto me permitiría incorporar más fácilmente esta habilidad en mi vida y que yo podía mirar mis historias desde el ángulo más conveniente para mi objetivo. Y si mi objetivo es ser feliz, entonces es mi responsabilidad elegir como quiero vivir y recordar mi pasado.
Mi segundo descubrimiento surgió cuando nos dijo que debíamos contarlo en 5 minutos, casi todos nos excedíamos del tiempo pactado y debíamos “recortar” el relato. Me parecía imposible contar una historia con tantos “condimentos” interesante en tan poco tiempo. El secreto estaba en seleccionar los datos que serían funcionales a lo que quería contar, ¿cual era el germen de la historia? ¿Cuáles eran sus partes más relevantes, aquellas que la harían interesante, las que seducirán y captarán a los oyentes? El relato es solo la parte visible del iceberg, lo que lo sostiene es un montón de información y la habilidad del narrador está en saber elegir que datos subir a la superficie. Y entonces me dije, si yo puedo aprender la habilidad de reconocer y seleccionar los datos que hacen a mis anécdotas interesantes entonces quizá esta habilidad también pueda usarla en otros aspectos de mi vida. Me gustó la metáfora del iceberg ya que no me pedía que tirara u olvidara la historia original sino que aflorara solo aquello que era oportuno para el relato, pensar que yo puedo tirar mi pasado es la misma utopía que pedirle a un adulto que vuelva a ser niño para ejercitar el asombro, no es posible hacerlo, mal que nos pese no podemos volver el tiempo atrás y cuando decidimos tener una postura de niño lo único que podemos hacer es dejar bajo la superficie parte de la información y conocimientos adquiridos y vivir instantes “como sí” en la superficie pero que siempre estarán sostenidos por nuestra historia. Y es esta la habilidad necesaria para aumentar nuestra capacidad de asombro y en consecuencia potenciar nuestro ser creativo. No se trata de volvernos niños, se trata de sacar a la superficie esa capacidad que todos poseemos y que la cultura se ocupa de que la dejemos bajo el agua; la ingenuidad y la capacidad de asombro están allí. Fue así que comprendí que mi creatividad estaba íntimamente relacionada con los datos que yo eligiera para vivir, del mismo modo que mi relato podía ser encantador, mágico y fascinante para otros, mi vida podía serlo para mí si yo tenía la habilidad de elegir y aflorar a la superficie aquellas huellas que le abrían más posibilidades. Si podía hacerlo contando historias ¿porque no hacerlo con mi vida? ¿porqué no comenzar con dejar bajo el agua aquello que ya no la enriquece? No puedo eliminarlo de la historia de mi vida pero puedo elegir si incluyo o no en mi relato de hoy todo aquello que por estar en la comodidad de lo habitual y rutinario me va quitando mi capacidad de asombro.
En el libro “El principito “ de Saint-Exupery el protagonista cuenta que cuando era niño aprendió que las boas tragaban sus presas enteras y fue así que hizo su primer dibujo:

Primer_dibujo.gif
Primer_dibujo.gif



Se lo mostro a las personas grandes y les preguntó si su dibujo los asustaba pero los adultos les contestaban que nadie podría asustarse de un sombrero. Lo que el había dibujado no era un sombrero sino una boa que se había tragado un elefante pero las personas grandes no podían verlo, habían perdido esta capacidad, así que tuvo que realizar un segundo dibujo


Segundo_Dibujo.gif
Segundo_Dibujo.gif



en donde se viera el elefante para que las personas grandes pudiesen comprender ya que ellos “siempre necesitan explicaciones”. También fueron ellos quienes le aconsejaron que dejara de dibujar serpientes boa y se dedicara a cosas más interesantes como la geografía, el cálculo o la gramática. “Así fue como a la edad de seis años abandoné una magnifica carrera de pintor”. Es así como vamos perdiendo nuestra capacidad de asombro, la cultura suele pedirnos que para aceptarnos entre los adultos abandonemos aquello que se lo considera “cosa de niños”. Algunos de los sinónimos de ingenuo o inocente son: infantil, incauto, infeliz, iluso, crédulo, insensato, inconciente y ¿saben cuales son algunos de sus antónimos? astuto, experimentado, ingenioso, pícaro, pillo, lince, agudo. Viendo esto no es difícil deducir porque nos vamos alejándonos de la ingenuidad ¿a quién le gusta que le digan infantil, iluso, insensato, inconciente, …? Tiene mejor prensa, en nuestra cultura occidental, (y ni que mencionar la porteña), ser visto como astuto, experimentado, ingenioso, pícaro, pillo o agudo.
Relacionamos ingenuidad e inocencia con credulidad, lo cual esta bien ya que son sinónimos, pero solemos tener una interpretación errónea respecto del significado de esta palabra. Ser un crédulo es ser capaz de estar abierto a creer, a diferencia del incrédulo que no cree en nada, el crédulo permite que sus creencias sean cuestionadas, deja paso a nueva información, pero no es un tonto que no tiene criterio, es alguien que se deja invadir por lo nuevo, lo elabora, lo coteja con sus viejas creencias y valores y luego lo incorpora o lo rechaza. Recuerdo cuando Ray Dalton, quien fue mi profesor de filosofía dijo en una clase “Dale la oportunidad a lo que yo diga de subir a tu barco, pruébalo, si te sirve te lo quedas, si no te sirve lo pones en el tablón, lo empujas al mar y le das de comer a los tiburones”. Creemos que ser crédulo es ser tonto, es no tener capacidad de discernimiento, pero un crédulo es aquel que tiene apertura a creer y al mismo tiempo tiene la capacidad de sacar sus propias conclusiones sobre los datos que obtiene. Nuestro mayor problema radica en que no confiamos en nuestra capacidad de evaluar y seleccionar la información por lo que cuando encontramos un espacio de comodidad nos cerramos a descubrir cosas nuevas que pongan en vilo lo ya conocido y aceptado. Es allí cuando comienzo a perder mi capacidad de asombro porque lo contrario de asombrarse es quedarse en lo corriente, lo ordinario, lo explicable, lo vulgar, lo cotidiano.
La palabra asombro significa “al lado de la sombra” (a= junto, sombro= sombra). Cuando me abro a la posibilidad de asombrarme puedo observar el lado luminoso de las cosas, los hechos y las personas, aquello que está al lado de su supuesta sombra.
Y no se trata solo de poner expectativas luminosas en el futuro, ya que, si no estamos atentos y dispuestos a ir más allá de lo esperado, las expectativas rígidas y poco flexibles suelen empobrecer nuestra capacidad de asombro por muy buenas que estas nos parezcan.
Recuerdo cuando tenía 37 años y viajé por primera vez a Disney. La excusa de llevar a mis hijos a conocer un mundo de fantasías me permitía cumplir mi sueño de estar cerca de Mickey y así fue como puse todas mis expectativas en él. Esto lo certifica el álbum de fotos: yo con Mickey, yo en la casa de Mickey, yo desayunando con Mickey, yo sentada en primera fila del desfile y la carroza de Mickey pasando por detrás, yo subiendo al avión con un enorme muñeco de Mickey.
La vida volvió a darme la posibilidad de ir nuevamente a Disney ochos meses después. El desfile de carrozas no había cambiado, yo volví a sentarme en el cordón de la vereda en primera fila como había hecho meses atrás, pero esta vez mis expectativas ya no estaban fijas en Mickey y fue entonces cuando percibí cosas que aquella vez no había visto. Descubrí carrozas maravillosas, personajes fantásticos, trajes majestuosos, era el mismo desfile solo que yo esta vez me había permitido asombrarme, sí había permitido que entrara en mi todo lo novedoso, había dejado de lado un expectativa que, si bien tenía un valor importante, me había impedido disfrutar y sorprenderme de muchas otras cosas. Fue en ese momento sentada en el cordón de la avenida principal de Magic Kingdom cuando aprendí una lección: Sean cuales sean mis expectativas y por muy movilizadoras que estas fueran debo estar atenta a que ellas no me impidan percibir lo que el momento tiene para darme. Algo similar a lo que David Bhom menciona en su libro Sobre el diálogo “Este es el fundamento de la percepción. Los sentidos nos proporcionan información, pero tenemos que ser sensibles a ella o, de lo contrario, ni siquiera la percibiremos.”
Mientras preparaba este artículo encontré dos informaciones que llamaron mi atención y me despertaron algunas preguntas. La primera la encontré en la cultura Umbra, una antigua comunidad del occidente de Caldas en Colombia, ellos tenían una palabra “samoga” que significa según la etimología de esa cultura (samo = asombro, ga = lugar) “lugar de asombro”. No conozco nada acerca de la comunidad Umbra pero tener una palabra para nombrar un espacio para el asombro los hace merecedores del mayor de mis respetos.
Y la segunda la encontré en un saludo navideño de Francisco Pérez González Obispo de Osma-Soria en el que menciona el siguiente relato:
“Cuenta el padre Voillaume que, en los nacimientos navideños provenzales, hay siempre un curioso personaje llamado El Embelesado. Como está embelesado mirando el Misterio, no trae regalos. Tras de él, y por un camino estrecho, vienen muchos con sus presentes para el Niño. Ante las quejas de todos, porque no les deja pasar, le defiende la Virgen: «No los escuches, Embelesado. Tú has venido a la tierra para admirarla. Has cumplido tu misión y tendrás tu recompensa. El mundo será maravilloso mientras haya personas como tú, capaces de admirar».
Y me pregunté… ¿Como sería nuestro micro mundo si incluimos entre nuestros personajes al embelesado? ¿ como influiría el en nuestras vidas? ¿Qué “lugares de asombro” puedo visitar hoy?¿ Que nuevas oportunidades me abrirían?
Soy facilitadora de la metodología conocida como “Diálogos apreciativos” que está basada, entre otras cosas, en la mirada apreciativa, en poner el foco en lo mejor que tiene las personas y las organizaciones. Esta metodología consta de cuatro etapas (Descubrimiento, Sueño, diseño y destino), durante la primera etapa los participantes realizan lo que llamamos “diálogo de a pares” en donde comparten con un compañero una historia personal, pero lo hacen con la consigna de mirar lo mejor que tuvo esa experiencia, para lo cual se les entrega una serie de preguntas guía. Cuando los participantes terminan el proceso de diálogo, y antes de seguir con la siguiente etapa, les damos la posibilidad de compartir en grupo la vivencia de esa experiencia. En mi trayectoria como facilitadora de está metodología he comprobado que hay patrones que se repiten sin importar si se trata de un grupo de personas que se conocían o no entre sí, la edad, el género, si pertenecen a una empresa o una Ong, si se trata de un grupo numeroso o uno reducido, en su mayoría, según mi experiencia, los comentarios están relacionados con el asombro y la sorpresa de lo ocurrido durante el proceso.
Eduardo Galeano dice que “América no fue descubierta en 1492 porque quienes la invadieron no supieron, o no pudieron, verla”, y esto es lo que creo que ocurre en la primera etapa de los diálogos apreciativos, curiosamente llamada “descubrimiento”, los participantes se abren a la posibilidad de ver al otro y, como pueden verlo , dejan de invadirlo con expectativas y esperanzas de que el otro sea lo que esperan y se abren a la aventura del descubrir un nuevo ser lleno de oportunidades y facetas que no conocían.
Y cuanto mayor haya sido el asombro, cuanto más abiertas están las personas a recibir lo nuevo como nuevo y no intentan ubicarlo en alguna categoría preexistente en sus mentes, también logran un mejor resultado en la segunda etapa a la que llamamos “sueño”, porque cuanto más me permito asombrarme, más descubro y cuanto más descubro mis fortalezas sobre mi y sobre el otro, más confianza siento en el futuro, y cuando puedo ver la mitad del vaso lleno y no la mitad del vaso vacío mis sueños son más grandes y más poderosos, incluyo cosas que antes creía imposibles y permito que nuevas posibilidades entren en el. Y al pasar a la tercera y cuarta etapa donde diseño y planifico los primeros pasos para llegar a los resultados deseados ya tengo instalada en mi la posibilidad y me resulta más sencillo elegir el camino, el “como” voy a hacerlo.
Como empezó todo esto…. Con el asombro… esa capacidad que nos permite ver para después crear aquellos sueños que creíamos difíciles o incluso imposibles de lograr.
Carlos Churba, uno de mis maestros, en su libro La Creatividad escribió su “crealogo”, una especie de decálogo pero no con 10 sino con 12 sugerencias que considera importantes para que aflore el potencial creador que todos tenemos , y cuyo punto 9 es: Estimular la capacidad para el asombro.
El “Creálogo” surge a partir de un neologismo también acuñado por él: “Crealogar” para nombrar así a los diálogos fecundos y creadores que se pueden producir entre dos o más personas. Crealogar es entonces “crear hablando”.
Como el mismo expresa en su libro “Crealogar es una de las maneras de vivir de forma creativa, de poetizar los encuentros con nuestros semejantes, de aportar nuestra cuota de creación al universo mediante el diálogo creativo, mediante el lenguaje, mediante la palabra para que broten así las formas, los objetos, los textos, para expresar crealogando nuestros sueños, nuestros ideales, nuestras propuestas.”
Somos nosotros los que fabricamos el asombro. Somos nosotros los que fabricamos el diálogo y cuando ambos se encuentran, cuando ocurre la comunión, aflora la creatividad, ocurre el milagro. Yo estoy de acuerdo con David Ben Gurión, líder Israelí, cuando aseguraba que “el que no cree en milagros no es realista”…. Pero no me crean nada de lo que les digo, pruébenlo y exprimentenlo por Uds. mismos.
Y para empezar pueden hacerlo con este ejercicio (1): háganse cosquillas a Uds. mismos ¿qué ocurre? ¿no les dá risa? Claro, no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos porque sabemos previamente dónde vamos a hacernos cosquillas. Sin factor sorpresa ni deseo, nuestro cerebro anticipa y anula. Se muere definitivamente el asombro. Sin embargo, si alguien a quien deseamos nos dice que nos hará cosquillas pero no nos dice dónde, sólo con pensarlo nos dará una risa tonta y hasta podrá darnos un pasmo de alegría.
Laura Isanta

Bibliografía
Churba, Carlos Alberto. La Creatividad. Buenos Aires. Editorial Dunken. 7ma. Edición.
Bhom, David. Sobre el Diálogo. Barcelona, Editorial Kairós. 2da. Edición
Galeano, Eduardo. Venas abiertas de América latina – Eduardo Galeano
Saint-Exupery, Antoine de. El Principito. Buenos Aires, Editorial Emece. 83a.
Edición
Rovira, Álex. Superarse con el efecto Pigmalión - Diario “El País” - 17/09/2006 (1)

B-

Bloqueos


Quino.jpg
Quino.jpg





Forma sin color
Sombra sin color
Fuerza paralizada
Gesto sin movimiento
T.S.Elliot. El Hombre Vacío


El 20 de abril pasado el genial artista Quino, anunció en una carta a sus lectores de la revista Viva el abandono (temporal) de sus creaciones, ya que no deseaba repetirse en sus temas y estilo de dibujo. Mostraba con su actitud una gran honestidad y respeto por sus lectores, paralela a su notable capacidad creadora.
En dicha carta manifestaba que no encontró nuevos enfoques para sus ideas y para su forma de graficar.

Lo que le sucede a Quino, es algo que suele ocurrirle a un gran número de creadores en los distintos campos de expresión artístistica, literaria, científica y en las diferentes actividades del quehacer humano.

Lo importante a destacar en este caso es la sinceridad y el enorme coraje de este gran creador al hacer pública la situación de impasse(1) creativo.

Creemos que todos los seres humanos pasamos por situaciones de inhibición o bloqueos de nuestra capacidad credora, en diferentes grados y en distintos períodos de nuestra vida.

En nuestra tarea de ayudar y facilitar el desarrollo de las potencialidades creadoras de las personas que se nos acercan nos encontramos habitualmente con situaciones semejantes a las de Quino y otros grandes creadores. Por lo tanto podemos afirmar que sí, que existen los bloqueos a la creatividad y también podemos afirmar que pueden ser superados, no con fórmulas mágicas sino con una actitud honesta, con el deseo de mejorar y trabajar para lograrlo.

Para enfrentar estos casos de bloqueos, hemos desarrollado un método de desbloqueo que consta de los siguientes pasos:

Método de Desbloqueo

  1. Conocimiento de la existencia de los bloqueos a la creatividad (2)
  2. Identificación de nuestros bloqueos.
  3. Aceptación de dichos bloqueos.
  4. Realizar actividades y ejercicios de desbloqueo utilizando una serie de herramientas que hemos diseñado para tal fin y que aplicamos en el Taller de Creatividad Individual.



1- Voz francesa que significa: “una situación a la que no se encuentra salida”.
2- Ver: http://carloschurba.wikispaces.com/Bloqueos+a+la+creatividad.

C-


Crealogar

Lic. Carlos A. Churba.

"La discusión es un método para confirmar al prójimo en sus errores" Ambrose Bierce

"El único medio de salir ganando de una discusión es evitarla" Dale Carnegie

"A medida que avanza una discusión, retrocede la verdad" Anónimo

Crealogar: Neologismo que hemos propuesto para dar cuenta del "crear sentido", del "crear con sentido", de la "creación por medio del diálogo", del diálogo fecundo entre dos o más personas.

Hace años que una idea venía incubándose en mí. Siempre le he dado mucha importancia a la relación con otras personas, a los vínculos, a los encuentros que se producen con otras personas. Cuando estos encuentros se dan entre seres humanos abiertos que se permiten y permiten el fluir y la espontaneidad entonces se produce algo maravilloso. Se produce la sinergia, el enriquecimiento mutuo, se multiplican las posibilidades de cada uno de los interlocutores. En estas condiciones, casi todo, el intercambio se vuelve fecundo.
Por otra parte, desde hace ya muchos años he tenido la fuerte impresión primero y luego el firme convencimiento de la pobreza, la infertilidad, la estulticia de los debates, de las disputas ideológicas, conceptuales, teóricas. Muchas veces dichos espacios se convierten en competencias para demostrar, demostrarse quién tiene “la razón”, quién sabe más, quién derrota al otro. Se trata del conocido diálogo de sordos. Es difícil en tales contextos tanto la generación de nuevas ideas como la posibilidad de arrojar luz sobre nuevos desarrollos conceptuales.
En virtud de lo expuesto se me ocurrió acuñar un neologismo: “crealogar” para nombrar así a los diálogos fecundos y creadores que se pueden producir entre dos o más personas. Crealogar es entonces “crear hablando”, "crear sentido", "crear con sentido".
Los seres humanos somos seres de encuentro, la vida es una compleja trama de interrelaciones, la palabra es el medio, el puente que permite conectarnos mutuamente. El encuentro se trata de una relación interpersonal, de una intercreación, ser para ser en reciprocidad como dice Barylko, de un diálogo entre un Yo-Tú. Como sostiene Mandrioni: "... Al hombre no se lo puede arrancar de las bases cósmicas como tampoco concebirlo fuera de la "diada" fundamental yo-tú, configuradora del "nosotros" en cuyo interior se despliega la actividad esencialmente humana".
El encuentro con el otro, con el prójimo, produce vínculos y por medio del lenguaje se entretejen los acontecimientos, las situaciones, las cosas, los ambientes y los proyectos. El diálogo y la creación pueden ser pensadas como dos maneras que encuentra el ser humano para hacer frente a la soledad.
Cuando estamos con una actitud abierta, activa y receptiva según corresponda al curso del diálogo creativo, se produce el crealogar, que construye vínculos, ideas, propuestas.
El crealogar permite la aparición de un campo de resonancias, dónde cada persona puede sintonizar y vibrar con otras, dónde surge un lenguaje que puede ser poético, en el sentido de la palabra griega poiesis que significa creación.
El crealogar exige la atención recogida y simultanea de los crealogantes, lo que ayuda a generar posibilidades de oír mensajes sincrónicos, y gestar coincidencias y acuerdos.
Crealogar es un hablar entusiasmado, es cómo estar encantados, es vibrar, resonar con otros, es recoger las expresiones vertidas y responder inspirados con palabras profundas lo que permite que surja la luz, el ritmo, el verso, la idea, la ocurrencia, el chiste, la revelación, el darse cuenta o insigh, el invento, la innovación, la poesía o el canto.
Sabemos, los que trabajamos en el campo de la creatividad que la recepción activa, el vacío es necesario para la creación, lo que en el crealogar equivale al estar en silencio atentos (en el sentido de la attentio de los latinos: tender hacia algo) a lo que nuestro interlocutor exprese verbalmente, resonar con lo que nos apela, nos llama, nos invita a participar en una danza valiosa aportando nuestras ideas, sentimientos, sensaciones e imágenes.
Crealogar es una de las maneras de vivir de forma creativa, de poetizar los encuentros con nuestros semejantes, de aportar nuestra cuota de creación al universo mediante el diálogo creativo, mediante el lenguaje, mediante la palabra para que broten así las formas, los objetos, los textos; para expresar crealogando nuestros sueños, nuestros ideales, nuestras propuestas.
El Crealogar, el dialogar, el hablar, la palabra, es un poderoso remedio, una excelente terapia y una magnífica opotunidad para potenciar nuestra creatividad !


C rear con

R esponsabilidad.

E scuchar con

A tención a nuestros semejantes

L iberando la

O riginalidad con

G ratitud

A mor y

R espeto a la vida


Creálogo

1- "SER HUMANO ES SER CREADOR"
TODOS TENEMOS POTENCIAL CREADOR
2- TODO ABSOLUTAMENTE CUANTO EXISTE, HA SIDO CREADO POR LA
NATURALEZA O POR EL HOMBRE
3- LA CREATIVIDAD PUEDE SER DESARROLLADA
4- "LA ACTITUD" FAVORABLE A LA CREATIVIDAD ES EL PRIMER PASO
5- "APERTURA" HACIA EL ENTORNO O HACIA NUESTRO INTERIOR
6- "ACEPTAR", RECIBIR TODA IDEA QUE NOS SURJA.
7- "DIFERIR EL JUICIO". HAY UN MOMENTO PARA GENERAR IDEAS, OTRO
PARA VALORARLAS Y OTRO PARA REALIZARLAS
8- "RESONANCIA SELECTIVA" ESCUCHAR LAS IDEAS DE LOS OTROS
PARA DESARROLLARLAS, NO PARA DISCUTIRLAS.
9- ESTIMULAR LA CAPACIDAD PARA EL ASOMBRO
10- "JUGAR", EXPLORAR, EXPERIMENTAR CON LAS IDEAS, OBJETOS Y
SITUACIONES
11- TOLERAR LA AMBIGUEDAD Y LA INCERTIDUMBRE
12- EXPRESAR, DAR FORMA A NUESTRAS IDEAS, EMOCIONES E IMAGENES.

Carlos A. Churba


Creatividad

"El ser humano es el ser creador por esencia y por excelencia" //Carlos Churba//. Libro: //La Creatividad//

LA ERA DEL CAMBIO
Estamos inmersos en una aceleración histórica, enfrentados al cambio. El cambio asumió la forma actual: Acelerado, continuo, profundo, multisectorial. En un fenómeno omnipresente. Hay transformaciones sociales, religiosas además de tecnológicas. Sin duda vivir en nuestra época, caracterizada por la innovación y el cambio acelerado y continuo, requiere de actitudes, aptitudes, facultades y conocimientos específicos. La creatividad es el campo del saber que aporta los recursos aptos, apropiados para dirigir el cambio y para generar nuevos enfoques. El estímulo y desarrollo de la creatividad hace posible el despliegue creador del potencial que late en cada ser humano. En función de lo anterior hoy estamos arribando a lo que denomino:
LA ERA DE LA POTENCIACIÓN DE LA CREATIVIDAD HUMANA

DEFINIENDO LA CREATIVIDAD
Análisis etimológico
La palabra Creatividad deriva del latín "creare" que significa: engendrar, producir, crear. Está emparentada con la voz latina "crescere": crecer.
En el Génesis del Antiguo Testamento aparece la siguiente frase: "Dios creó al cielo y la Tierra de la nada". En este contexto, creación sería concebir desde la nada.
Por otra parte en el diccionario encontramos que crear "es producir algo que no existe".
Si partimos del criterio que el hombre, para crear siempre parte de algo anterior, existente, para ser consecuente con la etimología deberíamos pensar que el creador por antonamasia sería Dios. Una reflexión: No se podría hablar de Creación divina sin un hombre que la nombre. ¿Sería aventurado afirmar que sin el hombre no hay posibilidad de Creatividad?.
Pienso que el ser humano cuando crea, recrea, es decir, combina de manera nueva y original materiales, ideas, símbolos, colores, formas, sonidos, movimientos, conformando de este modo productos y significados que antes no existían.

Un poco de Historia
Todo el devenir de la humanidad estuvo signado, marcado, atravesado por su creatividad. J. L. Borges dijo alguna vez "Desde el principio conjetural de nuestros orígenes en el Génesis ya se hablaba de la creación del mundo por obra de Dios, considerado el creador por antonomasia".
Así es como desde los comienzos de la Humanidad se consideró la creación como atributo divino, que merced a la gracia de Dios, era entregado como "un don" solamente a ciertos seres humanos considerados por el resto como "elegidos".
Platón hablaba del artista como instrumento de la divinidad y Sócrates decía que el don se poseía por inspiración, era la divinidad la que movía al creador.


La paradoja de Definir lo Indefinible: "La Creatividad".
La paradoja es definir lo que por su propia esencia es difícil de definir ya que para algunos autores la Creatividad es impredecible, imprevisible e indecible es decir, inefable, lo que provoca una gran cantidad de definiciones válidas sobre el tema. Sabemos que toda definición tiene ventajas e inconvenientes. Ventaja: tener un código común para entender de que hablamos. Inconveniente: toda definición, rigidiza, estereotipa, cristaliza un significado. Hecha la salvedad, daré algunas definiciones personales de la Creatividad:

1) "Es la actitud y la aptitud para generar por un proceso creador nuevas ideas, para descubrir nuevos significados, para inventar nuevos productos, nuevos servicios, para encontrar nuevas conexiones, ya sea en el nivel individual o en el social".

2) La Creatividad es "Percibir, idear y expresar lo nuevo y valioso".

Definición de CreatividadView SlideShare presentation (tags: ciencia arte poesía ideación)




3)"Es el proceso que otorga a la persona que genera un nuevo producto en un ambiente dado, su calidad de creadora".

4) "Es decirle adiós a lo seguro-conocido, iniciar un "viaje-aventura" a la región de lo "aún no existente", coraje-pasión para atreverse a configurar el por-venir, alegre-celebrar de lo hallado-hollado, el difícil renunciar a la obra, volver a decirle adiós a lo seguro-conocido, inciar un viaje-aventura...".
Aclaro, la Creatividad es sobre todo proceso, se desarrolla en un tiempo, un espacio y en una relación "sujeto creador-objeto creador" que no puede ser entendida según la lógica tradicional.

Vivir la Creatividad
Más allá de definirla, de hablar sobre ella, la Creatividad merece ser vivida, invita a experimentarla, a que cada uno de nosotros la descubra, la desarrolle y la exprese.

La Creatividad para Todos
Fue necesario que se produjera un doble movimiento. El primero permitió superar el "obstáculo etimológico" que proponía pensar a la Creación como atributo divino, abriéndose así el camino a concebir al ser humano como posible creador.
Algunos hablan del hombre como animal racional, otros, como animal simbólico, para mí el hombre es: el "Ser Creador". La Creatividad está sin duda en su esencia y en estado potencial.
El segundo movimiento surge a partir de los desarrollos científicos.
Fue necesario llegar a los comienzos de nuestro siglo para que aparezcan los primeros estudios sobre la Imaginación Creadora y sobre el Proceso Creador por obra de Ribto, Th. en 1901. En 1950, da comienzo la denominada etapa científica del estudio de la Creatividad, siendo Guilford, J.P. con su conferencia "Creatividad", quien pone las bases fundamentales.
En la actualidad existe una enorme cantidad de estudios sobre el tema y se registran importantes avances en la comprensión de los distintos aspectos que lo conforman. Podemos entonces operar con más seguridad en la "Creatividad aplicada" en los diversos campos: Educación, empresa, salud, diseño y otros.
De manera que el doble movimiento permite arribar a nuestra conclusión central: Hoy la Creatividad no es un don divino, aunque todavía algo enigmática, es fundamentalmente una facultad, una potencialidad, que los seres humanos poseemos en distintos grados.

El Desarrollo de la Creatividad
El potencial creador puede ser inhibido o bloqueado en ambientes rígidos, burocráticos y dogmáticos o por el contrario puede ser estimulado, actualizado, desplegado, en un ambiente favorable. Para estimular la Creatividad he diseñado el: Modelo Integral Facilitador de la Creatividad "M.I.F.A.C."
¿Crear - Descrear?
Sabemos que se puede construir y destruir, se puede hacer y deshacer, pero lo que nos resultó notable es que lo creado no se puede descrear. Es posible destruir una obra, producto de un proceso creador, pero es imposible en cambio destruir el concepto o la idea creada. Los conceptos de construcción y destrucción pertenecen a una dimensión material (nivel inferior). Se puede desconocer algo que ha sido creado, y es posible pensar en el concepto de lo aún no creado, pero hay algo que parece imposible: Descrear lo creado.


El gráfico espiralado de la creatividad


Proponemos la figura del gráfico espiralado para reprsentar a los 4 parámetros que podemos encontrar en toda investigación, estudio o creación en las distintas disciplinas del hacer humano.

Grafico_Espiralado.JPG
Grafico_Espiralado.JPG
El signo (?) simboliza tanto el enigma de la creatividad como el problema para resolver o el impulso que guiará al creador.
A partir de la incógnita para resolver tenemos la primera categoría, la PERSONA , que puede ser tanto una persona o un grupo creador.
A partir del problema para resolver o del impulso creador, una PERSONA va a desarrollar un PROCESO CREADOR (2º categoría) que va a dar lugar a un PRODUCTO, obra, objeto, respuesta, resultado (3º categoría). Todo esto se desenvuelva en un AMBIENTE determinado, físico y social (4º categoría).
Hasta aquí se cumplió un ciclo, pero retorno a la persona creadora para simbolizar que está en condiciones de comenzar con un nuevo proceso creador, seguramente desde un diferente punto de partida con relación al anterior.


¿Por qué?, porque el producto creado por la persona a su vez la recrea, la transforma, la enriquece y su ubicación es móvil, flexible, indeterminada.
Por lo tanto ubicamos en a la persona transformada luego de haber concreatado una creación y evaluado el proceso y resultado obtenido, lo que le permitirá comenzar una nueva creación incorporando lo aprendido.
Este es uno de los saltos cualitativos que produce la actividad creadora: la aparición de nuevas realidades que transforma simultáneamente la realidad establecida y a la persona que la crea.


CONCEPTUALIZANDO LA CREATIVIDAD
Es erróneo (a nuestro juicio) conceptualizar la creatividad con las categorías tradicionales de espacio y tiempo y con la relación sujeto-objeto. Proponemos las siguientes categorías:

Espacio de la creación
La creatividad tiene un espacio diferente al espacio de lo mental subjetivo y de lo social compartido por los demás. No es un espacio interior ni exterior, es un espacio "entre", es un espacio de encuentro.

Tiempo de creación
La creatividad tiene un tiempo propio, diferente al cronológico y al lógico. El tiempo de creación es aquí y ahora.

Proceso de creación
El modo de funcionamiento psíquico de la creatividad tiene analogía con el proceso terciario, pensado como un proceso relacional, con características del proceso primario y del proceso secundario.

El sujeto creador. El objeto creado
Es necesario conceptualizar la creatividad como un proceso. Hablar de proceso, implica desarrollo en el tiempo, la existencia de fases, de distintas etapas. Un sujeto deseante comienza el proceso en busca de un objeto aún no existente, desconocido. Buscará información, investigará, planteará preguntas, hasta que se produzca un acto de iluminación. Emerge una respuesta, una idea que hace visible el objeto buscado. La creación provoca la desaparición momentánea del yo. Se produce la transformación del estado de conciencia ordinaria. Encuentro fecundo entre Sujeto y Mundo.

El encuentro multicreador
Es lo que se produce cuando un sujeto deseante inicia un proceso en busca de algo nuevo y significativo.
Es un encuentro especial: es un encuentro múltiple en el cual intervienen cinco factores, que permiten dar cuenta de una creación, en forma sincrónica, simultanea.


Pentágono_Múltipleb.jpg
Pentágono_Múltipleb.jpg



La quíntuple creación sincrónica
1. Un sujeto creador
2. El objeto creado (resultado del proceso)
3. El espacio de creación
4. El tiempo de creación
5. El proceso psíquico de creación.

El pentágono múltiple
Es un encuentro fecundo, pleno de consecuencias. Otorga existencia a una nueva idea, producto, obra, que transforma al sujeto deseante que inició el proceso en sujeto creador.

El encuentro multicreador, produce nuevos significados, nuevas percepciones, un nuevo estado de conciencia. No podemos pensar en un sujeto y un objeto por separado. Ambos nacen juntos, se constituyen mutuamente.


LA PERSONALIDAD CREADORA
Toda persona posee un potencial creador. Las personas que han actualizado su creatividad potencial son aquellas que calificamos como creadoras. Lo que no implica que lo sean en todo momento y en cualquier actividad.

Personalidad_Creadora.JPG
Personalidad_Creadora.JPG

Características de personalidad
Según Barron: "Preferencia por la complejidad, personalidad psicodinámica más compleja, mayor autonomía e independencia en la formación de juicios, dominancia, ascendencia personal entre las personas, aceptación de sí, autoconocimiento".

Otros investigadores: Capacidad para correr riesgos, apertura frente a nuevas experiencias, capacidad para jugar con elementos y tolerancia a la ambigüedad.

En las personas creadoras, se forman conjuntos articulados de varias de dichas características, de acuerdo con su historia vital, su herencia, familia de origen, etc. Un creador siente como inevitable y necesario correr riesgos. Estar abierto a todo, a lo desconocido. Desarrollar la capacidad para jugar con ideas, permite innovar, proponer nuevos materiales, animarse a explorar estructuras nuevas, desconocidas.


Aptitudes
Son las habilidades significativas de las personas creadoras. Se basa en la obtención de nuevas informaciones. Divide el Pensamiento Convergente y el Pensamiento Divergente: éste último se caracteriza por la búsqueda de múltiples respuestas, alternativas para resolver un problema. Busca desde diferentes perspectivas, distintos enfoques, conocimientos posibles.

Aptitudes fundamentales del Pensamiento Divergente: La fluidez, la flexibilidad, la originalidad, la sensibilidad para detectar problemas, la capacidad de elaboración y de transformación.
- Fluidez: Es la capacidad de producción cuantitativa. Generar muchas ideas en poco tiempo, para resolver un problema o situación.
- Flexibilidad: capacidad de respuesta con una gran variedad de categorías, de enfoques diversos.
- Originalidad: producir asociaciones novedosas, atípicas, insólitas pero adecuadas, pertinentes para la resolución de un problema dado.

Motivación
¿Que lleva a una persona a crear?. ¿qué la motiva?
Un impulso innato a la creatividad. Las necesidades insatisfechas que son sublimadas.
El impulso a comunicarse con el entorno. Un impulso intelectual. La curiosidad. Un impulso hacia lo nuevo y el cambio.
La motivación para crear está relacionada con la profunda necesidad del ser humano de lograr su identidad de reconocerse, de recortar un sector de la realidad llamada objetiva y transformarla incorporando sus fantasías y sueños, otorgándole sentido a su existencia.

Actitudes
Designa la forma de reacción personal ante las ideas y situaciones del entorno. Se organiza a partir de los sentimientos, conocimientos y experiencias. La actitud es consciente.
Hay algunas actitudes que pueden ser perjudiciales: rigidez, crítica precoz, el conformismo, aferrarse a normas, dogmas, procedimientos fijos, etc.


ILUMINANDO EL PROCESO CREADOR
Tanto las personas, grupos y organizaciones se enfrentan cotidianamente con problemas. Los problemas cerrados, bien definidos (se utiliza el pensamiento convergente, dicho pensamiento se basa en la búsqueda de la mejor solución) y los problemas abiertos o mal definidos (no existen algoritmos, sus límites pueden variar durante su resolución).

Modelos heurísticos
Son útiles para reducir la casualidad, la cantidad de ensayos-errores, para sistematizar la libertad, propia de búsqueda creadora, para ensanchar el campo de lo posible.

Modelo de 7 fases del proceso creador de Carlos A. Churba
1. Incógnita para resolver: la percepción de la situación como una incógnita, como un problema, como un desafío, es la primera etapa del proceso creador que inicia una persona o grupo en busca de la solución que dé respuesta a dicha demanda. Percibido el problema se procede a su formulación lo más claramente posible, para así orientar mejor la tarea que sigue.

2. Información: debemos acopiar, contactar, recoger y asimilar una cantidad de importante y variada de información como materia prima, para disponer en las etapas que seguirán.

3. Incubación: lo inconsciente es aquello que no tiene acceso directo a la conciencia, por existir una fuerte represión, a diferencia del material preconsciente que es aquel que puede acceder a la conciencia por medio de la voluntad. Formaciones del inconsciente: sueños, actos fallidos, síntomas y lapsus. Para hacerse conscientes deberán transformarse, disfrazarse para poder superar así, el control interpuesto y llegar a la conciencia. Para acceder a los contenidos inconscientes se logra por medio de la hipnosis, asociación libre, meditación, relajación, etc. Existe un estímulo externo que funciona como activador del proceso de elaboración inconsciente, propio de la fase de incubación. Se produce en la aplicación EPI visual (Estimulación por imágenes visuales) un encuentro entre el proceso inconsciente y el factor desencadenante externo, este factor sirve para hallar ideas como puente entre la incubación y la iluminación.

4. Iluminación: momento en el cual una idea, una imagen emerge de pronto del inconsciente y nos aporta la ansiada, la esperada y posible solución del problema que nos ocupaba desde el comienzo.

5. Evaluación: hay que valorar la idea ahora. Cada disciplina, cada campo del saber, cada actividad humana no esta enmarcada por coordenadas que delimitan, que especifican las condiciones que toda nueva idea debe cumplir. En caso que la idea no satisfaga dichos criterios, se modificará si es posible. Si no lo es, reiniciar el proceso creador a partir de la fase 2 o 3 hasta encontrar una nueva idea. Si la idea cumple pasamos a la próxima fase.

6. Elaboración: Hay que plasmar la idea con todo detalle, en profundidad.

7. Estrategias de realización y de verificación: subdividimos en dos:

Estrategias de realización
Cuando una idea, un proyecto es muy original, muy innovador puede provocar resistencias para ser concretado. Miedo a lo desconocido, a lo nunca visto, dificultades de técnicas de ejecución, cambio de hábitos muy instalados en las personas, pautas culturales, no querer asumir riesgos, son algunos de los múltiples obstáculos que los creadores deben superar para ver realizada su idea. Es necesario llevar a cabo una planificación adecuada que garantice la realización.

Estrategias de verificación
"Feedback", la manera de perfeccionarnos depende de la información que obtengamos sobre lo que hemos hecho, comparalo con los objetivos que nos fijamos al inicio del proceso. Verificar su grado de cumplimiento los aspectos del proyecto que no se lograron, los aspectos no pensados que aparecieron, etc. La persona creadora al verificar lo realizado, incorpora valiosa información que le permite iniciar un nuevo ciclo de la espiral.


VALORANDO EL PRODUCTO DE LA CREACION
El producto, la obra, es el resultado del proceso creador que una persona o grupo llevan a cabo, concretan.

Criterios de valoración
1. Criterio diferencial: El objetivo es establecer una discriminación al juzgar un producto según se considere su creatividad:

a) A nivel Individual
b) A nivel socio-cultural

2. Criterio tipológico: productos creativos en dos niveles basándose en una jerarquía descriptiva:

a) Nivel superior: cuando se crea un nuevo complejo semántico, una nueva
unidad de significación.

b) Nivel inferior: cuando se modifica, adapta o se extiende un esquema o un
complejo semántico ya conocido.

3. Criterio Pragmático: deberá aportar una solución pertinente y creadora a un problema en las organizaciones, en lo educativo o en el diseño. La dificultad con la aplicación este criterio es evaluar a priori lo que puede o no ser exitoso a posteriori.

4. Criterio Prospectivo: consiste en trasladarnos por medio de la imaginación al futuro. Una vez allí diseñar los parámetros de evaluación pertinentes a ese nuevo escenario y valorar entonces desde el futuro imaginado el producto en cuestión.



AMBIENTANDO LA CREATIVIDAD
El hombre es un cuerpo en el espacio y alberga espacios en su cuerpo. Todo es movimiento en el espacio. El hombre crea símbolos, objetos y espacios, para sí mismo, para su goce estético, para su intercomunicación e interacción. El ser humano es un ser social en un contexto físico.


Clasificación del ambiente
1. Ambiente físico: son los espacios donde se pueden desarrollar las distintas actividades humanas.
2. Ambiente psicológico: el ser humano habita en los ambientes arquitectónicos, exteriores a él.
3. Ambiente social: se divide en dos niveles: el grupo y la organización.

Ver:
Creativizar la vida
Creálogo
Crealogar
Metacreatividad
Cocreatividad
Transcreatividad
Creabiografía
Crealogía

D-

Definición de Creatividad

Análisis etimológico
La palabra Creatividad deriva del latín "creare" que significa: engendrar, producir, crear. Está emparentada con la voz latina "crescere": crecer.
En el Génesis del Antiguo Testamento aparece la siguiente frase: "Dios creó al cielo y la Tierra de la nada". En este contexto, creación sería concebir desde la nada.
Por otra parte en el diccionario encontramos que crear "es producir algo que no existe".
Si partimos del criterio que el hombre, para crear siempre parte de algo anterior, existente, para ser consecuente con la etimología deberíamos pensar que el creador por antonamasia sería Dios.
Una reflexión: No se podría hablar de Creación divina sin un hombre que la nombre. ¿Sería aventurado afirmar que sin el hombre no hay posibilidad de Creatividad?.
Pienso que el ser humano cuando crea, recrea, es decir, combina de manera nueva y original materiales, ideas, símbolos, colores, formas, sonidos, movimientos, conformando de este modo productos y significados que antes no existían.

Un poco de Historia
Todo el devenir de la humanidad estuvo signado, marcado, atravesado por su creatividad. J. L. Borges dijo alguna vez "Desde el principio conjetural de nuestros orígenes en el Génesis ya se hablaba de la creación del mundo por obra de Dios, considerado el creador por antonomasia".
Así es como desde los comienzos de la Humanidad se consideró la creación como atributo divino, que merced a la gracia de Dios, era entregado como "un don" solamente a ciertos seres humanos considerados por el resto como "elegidos".
Platón hablaba del artista como instrumento de la divinidad y Sócrates decía que el don se poseía por inspiración, era la divinidad la que movía al creador.


La paradoja de Definir lo Indefinible: "La Creatividad".
La paradoja es definir lo que por su propia esencia es difícil de definir ya que para algunos autores la Creatividad es impredecible, imprevisible e indecible es decir, inefable, lo que provoca una gran cantidad de definiciones válidas sobre el tema. Sabemos que toda definición tiene ventajas e inconvenientes. Ventaja: tener un código común para entender de que hablamos. Inconveniente: toda definición, rigidiza, estereotipa, cristaliza un significado. Hecha la salvedad, daré algunas definiciones personales de la Creatividad:

1) "Es la actitud y la aptitud para generar por un proceso creador nuevas ideas, para descubrir nuevos significados, para inventar nuevos productos, nuevos servicios, para encontrar nuevas conexiones, ya sea en el nivel individual o en el social".

2) La Creatividad es "Percibir, idear y expresar lo nuevo y valioso".

Creatividad,_su_definición.jpg
Creatividad,_su_definición.jpg




3)"Es el proceso que otorga a la persona que genera un nuevo producto en un ambiente dado, su calidad de creadora".

4) "Es decirle adiós a lo seguro-conocido, iniciar un "viaje-aventura" a la región de lo "aún no existente", coraje-pasión para atreverse a configurar el por-venir, alegre-celebrar de lo hallado-hollado, el difícil renunciar a la obra, volver a decirle adiós a lo seguro-conocido, inciar un viaje-aventura...".

Es necesario aclarar, la Creatividad es sobre todo proceso, se desarrolla en un tiempo, un espacio y en una relación "sujeto creador-objeto creador" que no puede ser entendida según la lógica tradicional.

Vivir la Creatividad
Más allá de definirla, de hablar sobre ella, la Creatividad merece ser vivida, invita a experimentarla, a que cada uno de nosotros la descubra, la desarrolle y la exprese.