La Sociedad de los Poetas Muertos

PETER WEIR - LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS
PETER WEIR - LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS


TITULO ORIGINAL Dead Poets Society
AÑO 1989
DURACIÓN 124 min
PAÍS external image US.jpg
DIRECTOR Peter Weir
GUIÓN Tom Schulman
MÚSICA Maurice Jarre
FOTOGRAFÍA John Seale
REPARTO Robin Williams, Robert Sean Leonard, Ethan Hawke, Josh Charles, Dylan Kussman, Gale Hansen, James Waterson, Allelon Ruggiero, Lara Flynn Boyle
PRODUCTORA Touchstone Pictures / Silver Screen Partners IV


La película enfoca la dificultad de que existe cuando Robin Williams, el nuevo profesor de literatura, una persona creadora, abierta, intenta innovar la manera de enseñar en una institución tradicional cuyos valores son de férrea y rígida disciplina, y con normas y costumbres muy conservadoras.

El conflicto se presenta debido a que los jóvenes alumnos se entusiasman, se sienten atraídos y empatizan con la personalidad y las ideas de su profesor, que les abre el mundo del poetizar la vida y los anima a vivir intensamente cada instante

"El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante" .

Esto no significa vivir alocadamente, sino estar presente en cada situación, tener la capacidad de crealogar con cada compañero, compromiso para realizar los sueños y proyectos constructivos, buscando el éxito con el otro no contra el otro, abrirse al Amor. No perder el tiempo en quejas para no malgastar la capacidad de amar, crear y dar vida...

Wikipedia: Película estadounidense dirigida por Peter Weir en 1989 con guión de Tom Schulman. Protagonizada por Robin Williams, narra el encuentro de un profesor de literatura, una persona creadora, con un grupo de estudiantes durante 1959 en una prestigiosa y conservadora academia.
A través de la poesía, el profesor inspira un cambio en las vidas de sus alumnos, que se rebelan contra el conservadurismo moral y reclaman su puesto en la sociedad. Ganó un Oscar al mejor guión original.==

Argumento

En una de las academias más prestigiosas de los EEUU, el colegio Welton, en donde cuatro postulados marcarán la vida de los jóvenes.
Tales valores son los siguientes: “Tradición, Honor, Disciplina y Grandeza”.
Es luego de esto que las autoridades presentan al nuevo profesor de literatura John Keating, que cambiará la vida de un pequeño grupo de jóvenes.
Posteriormente a la ceremonia, los jóvenes se reúnen en sus habitaciones y Todd Anderson conoce a Neil Perry después conocen a Knox Overstreet junto con Charles Dalton que ya se conocían anteriormente.
Es en esta etapa donde se presenta por primera vez el padre de Neil, que es una persona con creencias firmes en la que el tiene que decidir por el bien de su hijo, aquí es donde Neil da un giro de 180 grados en su personalidad y se convierte en una persona temerosa y sumisa en presencia de su progenitor. A pesar de que Neil muestra respeto hacia su padre no significa que este de acuerdo con sus elecciones a pesar de esto no tiene el valor para contradecirlo.
En los salones, los alumnos están esperando al nuevo maestro de literatura John Keating este al llegar al salon, pasa despreocupado haciendo ademanes curiosos y jugando con las luces indica a los alumnos que salgan del salon.
Una vez afuera del salon en un estante con recuadros de antiguos alumnos que Keating les cita un poema dedicado a Lincoln llamado “Oh Capitán, mi capitán” (de Walt Whitman dedicado al fallecido presidente Lincoln).
En forma creativa, el señor Keating les dice que si son osados podrán llamarlo así. Les muestra un cuadro en donde aparece la primera generación egresada de Welton; en donde todos los estudiantes deben concentrarse y escuchar. De pronto una voz de carácter lúgubre y del más allá se escucha diciendo “Carpe diem”.
Es Keating nuevamente, que les explica el sentido de la vida haciendo una analogía con los alumnos antiguos. Les explica que ellos no supieron aprovechar el tiempo, y ahora, desde el otro mundo ellos claman por los estudiantes nuevos, para que no pierdan lo que no podrán a volver a recuperar: “El Tiempo”.
Es aquí donde el tema más famoso de la historia entra en acción, donde cada adolescente comienza a aprender el sentido de aprovechar el día, así logrando romper los esquemas del pensamiento formal y preso de un sistema educacional autoritario, represivo y conservador.
Posteriormente, en una clase de literatura Keating les hace leer la introducción del libro de literatura que explica que es la poesía y como se debe fabricar: “Basura”, dice Keating, y les hace arrancar toda la introducción del libro (he aquí otro acto rebelde para la época, e incluso para esta); pues la concepción
de poesía para Keating es mucho más simplista, la poesía no tiene estructura, la poesía no tiene normas, sólo crea y piensa en algo, dale el énfasis que necesitas y rompe esquemas.
Más tarde los jóvenes se interesan por conocer quién fue Keating, por eso consiguen su anuario y se enteran de La Sociedad de los Poetas Muertos; le preguntan qué es eso y Keating les responde que eran reuniones realizadas en la Cueva India en pro de fabricar poesía, en pro de pensar libremente y expresar sus emociones, una verborrea que fluía como la savia de un árbol lastimado. Los jóvenes se interesaron y quisieron participar en ella, reanimarla para poder salir de lo común. Tras largos intentos por reunirse, los jóvenes encabezados por Neil, una noche escapan a la cueva y comienzan un ritual, el que se ve reflejado en que la cueva está libre de los prejuicios de la sociedad y no hay nadie que pueda oprimirlos. Tal es el gusto a la libertad que declaran la guerra a los cuatro pilares de Welton, emplazándolos por los siguientes: “Travesura, Horror, Decadencia, Pereza”.
Tras la primera vez de reunirse, los jóvenes tomaron el gusto a la poesía por lo que siguieron con las juntas. Los jóvenes, van desarrollando su libertad interna y sólo tratan de expresarla, por lo que Neil consigue el rol de protagonista en una obra de William Shakespeare. Todd logra despojar su timidez por un momento en una tarea de poesía, donde esta fluyó espontánea, sin antes crearla. Knox se atrevió a declararle su amor a una joven sin importarle lo que pudiera suceder, y Charles invitó a dos chicas a la cueva, liberándose y planteando un tema…el de dejar entrar mujeres a Welton. Posteriormente se colocó un seudónimo: Nuwanda.
En una publicación de la revista escolar hay un artículo en donde sin prejuicios se hace hincapié a dejar ingresar chicas a Welton, con la firma de la sociedad de los poetas muertos, por lo que el rígido Dr. Nolan decide llamar a conferencia con los estudiantes para investigar quien fue el que quebrantó los pilares de Welton.
De pronto suena un ring, contesta Charles Dalton y dice: “Señor Nolan, es para usted, es Dios, dice que debería haber chicas en Walton”.
Keating va con los jóvenes reunidos y les dice que el “carpe diem” no es sólo una oración común, para hacer uso de ella hay que usar la razón y tener la capacidad de anticiparse a las consecuencias. Neil se siente triste porque su padre le dice que abandone el papel principal de la obra y le hace caso. Para encontrarle una
solución a esta problemática decide ir muy triste a hablar con Keating. Él le recomienda hablar, atreverse, mirar a los ojos a su padre y decirle lo que a él realmente le gusta en la vida, carpe diem, nade se pierde con intentarlo. Neil decide hacerle caso y hablar con su padre, quien supuestamente le brinda la oportunidad de actuar.
Se está presentando la obra que es El sueño de una noche de verano, que simboliza la única oportunidad que Neil tendrá para poder cumplir su sueño, la actuación.
Más repentinamente aparece su padre, quien al concluir la obra se lleva a casa sin felicitar a su hijo por el excelente cometido.
Todos alababan a Neil pero su padre no supo reconocer esto. En la noche en un acto ritual, luego de una discusión vocacional, Neil saca la corona que había utilizado en la obra y la coloca con mucha impotencia y tristeza en la ventana; representando así que sus sueños se le iban por la borda, todo quedaba en el aire,
y la única solución es poner fin a su vida porque piensa que aprovechó el momento mientras fue feliz y su vida ya no tiene sentido porque su padre no le dejaría serlo.
Piensa que su padre así entenderá que lo que importa es lo que su hijo quería ser y no la arbitrariedad de su decisión de imponerle un futuro no deseado, para poder así ayudar a toda una comunidad que padece los mismos problemas en Welton. Tras el suicidio de Neil, los jóvenes acongojados de la SPM sienten que el padre del fallecido fue el culpable y le endosan toda esta responsabilidad a él. Al contrario, el Señor Perry dice a las autoridades de Welton que Keating está rebelando a sus hijos y los está tratando de hacer libres pensadores a los 17 años.
Por lo que el profesor de literatura es, a los ojos de Nolan y sus séquitos de la dirección el culpable de dicho acto tan terrible, lo culpan para limpiar el nombre de la escuela Welton. Para poder culpar a Keating, antes realizan un sumario e investigación en donde se obliga a firmar a cada uno de los poetas muertos y
a reconocer que Keating fue el artífice de esto. Pues Cameron estuvo de acuerdo con la dirección y también le echó la culpa a Keating. Sin más remedio que irse, Keating recogía sus pertenencias durante una clase, para luego cruzar el salón por última vez, esta vez con el pupitre de Neil Perry vacío. Es aquí cuando Todd Anderson se levanta repentinamente y dice: “Nos obligaron a firmar señor Keating”. Los jóvenes, uno a uno comienzan a pararse sobre sus bancos diciendo: “Oh Capitán, mi Capitán” al que Keating responde con una breve y simple frase, pero que deja caer toda la gratitud, ya que no desecharon lo que él les enseñó e hicieron del Carpe Diem una de las armas más letales contra la sociedad opresora: “Gracias muchachos, gracias”.